Cómo la disciplina y el dominio propio, te ayudan alcanzar el máximo potencial




“El talento sin disciplina es como un pulpo en patines. Hay mucho movimiento pero no sabes si va hacia adelante, hacia los lados o hacia atrás.” H. Jackson Brown

De todas las características que me distinguen y que he desarrollado para alcanzar mi máximo potencial, las más importantes son: la disciplina y el dominio propio. Todo lo que he logrado depende de mi auto control y de tomar la decisión de no perder ni un minuto de mi vida. Para lograrlo, luché muchas batallas internas, batallas que trataban de auto sabotearme en todo momento. Es por esto que voy a compartir contigo 10 formas de tener disciplina y dominio propio.


Desde que comencé en el camino del crecimiento personal, descubrí que uno de los más grandes secretos de las personas exitosas es la disciplina. Por eso decidí emular lo que ya estaba comprobado y que me llevaría a ser exitosa. Tuve muchas frustraciones y altibajos en el camino, pero después de vencerlos comencé a experimentar resultados reales.


¿Cómo tener disciplina y dominio propio? Practica estas 10 ideas y verás resultados impactantes.


1. Valora tu vida como el tesoro más preciado

Cuando decides perseguir tus sueños y encontrar tu verdadero propósito en la vida, comienzas a vivir en armonía y energía. No tienes tiempo para el aburrimiento, porque el aburrimiento no te permite respetar lo más profundo de tu Ser. Cuando comienzas a pensar en grande y a vivir en vocación de servicio, tu atención cambia, de confusión y aburrimiento, a contribuir a la humanidad. Identifica tus talentos, siéntete orgullosos de ellos y muéstraselos al mundo, de esta manera valoras tu vida ante ti y ante los demás.

Cuando decides perseguir tus sueños y encontrar tu verdadero propósito en la vida, comienzas a vivir en armonía y energía.


2. Busca en tu interior, la verdadera motivación

Nunca es el momento perfecto para empezar hacer lo que tanto deseas… simplemente es Hoy. Deja de esperar que ocurra un golpe de suerte y comienza a trabajar por todo lo que quieres. Cuando tomas la firme decisión de ser imparable, permites que tu interior alimente tu disciplina. Nunca, tus resultados van a ser distintos, hasta tanto cambies algo de lo que haces a diario. El secreto del éxito se encuentra en tu rutina diaria.


3. Lucha con el auto – sabotaje

Nuestro cerebro ama la zona de comodidad y no le gusta gastar energías. Cuando no tienes la disciplina necesaria, el cerebro “te enamora” para hacerte renunciar fácilmente. No confíes en esas emociones que te estancan y no te permiten avanzar, confía en tu persistencia, disciplina y dominio propio. La verdadera pasión por lo que haces es la que te guiará en el camino al éxito; aún en los días en que no tienes ganas de hacer nada.


4. Las pequeñas metas te llevan a ser ganador

Escoge una meta pequeña que te ayude a salir victorioso. Una tras otra, tras otra, comenzarán avivar en ti, el deseo de ser grande y de lograr todo lo que te propongas. Para correr, primero tienes que caminar y antes de caminar es necesario gatear. Empieza por acciones o metas pequeñas hasta que estés preparado para una gran meta. Esto sí, es sostenible.


5. Medir, medir, medir

No se puede mejorar lo que no se puede medir. Utiliza tu propio sistema de medición: libreta, computadora, agenda, tabla de planificación, etc. Todos los días, al final, marca todas las tareas realizadas. De igual manera que el cerebro es perezoso, le gusta ver cómo vas avanzando. Empieza por una meta que puedas hacer por 21 días. El cerebro necesita 21 días para comenzar adaptarse a algo nuevo, 60 días para comenzar hacerlo significativo y 90 días para hacerlo parte esencial en tu vida.

No se puede mejorar lo que no se puede medir.



6. Recompénsate por todos tus logros

Cuando hayas trabajado por 21 días corrido, disfruta un premio por tu persistencia. Siempre el cerebro va a necesitar un incentivo por su nuevo esfuerzo. El tiempo, la disciplina y satisfacción personal serán tu mayor recompensa, pero mientras te vas acostumbrando a los cambios, escoge una recompensa que te haga sentir bien y feliz.


7. Al ego le encanta decirnos mentiras

El ego se goza de mantenerte pequeño y con una vida de pereza.

Estas son algunas de sus mentiras:

· Lo difícil solo te pasa a ti.

· Estás dañado; hay algo mal contigo.

· Eres diferente a los demás.

· Naciste para sufrir

Reconoce algunas de estas mentiras en tu mente; cuestiónalas y dile: “Realmente gracias, pero no me interesa lo que me estás diciendo.”


8. Reconoce los pensamientos limitantes en tu interior

Estos pensamientos se apoderan de ti y de tus esfuerzos para vivir una vida de alto nivel.

Estos son algunos ejemplos:

· Tomará demasiado tiempo (el tiempo pasará de todas formas).

· Mejor empiezo mañana (esperar el mañana solo te lleva a perder oportunidades).

· El dinero no lo es todo (pero te permite vivir momentos de felicidad).

· Más éxito significa problemas (en realidad significa mayor influencia y oportunidad para ayudar a más personas).


9. Determina los próximos pasos de éxito en tu vida

Hasta el día de hoy, ya conoces los resultados que has logrado con lo que tienes y con lo que has hecho. Ahora, escoge los nuevos resultados que quieres en tu vida. ¿Qué quieres vivir? ¿Qué quieres sentir? ¿Qué quieres lograr y crear?


10. Escoge los pensamientos y acciones que necesitas para los nuevos resultados que tanto anhelas.

¿Qué pensamientos dominantes necesitas para…

· ser una persona disciplinada?

· para honrar el valor de tu vida?

· para ganar el dinero que quieres?

¿Qué acciones vas a tomar para lograrlo?


El compromiso es el factor calve para tener disciplina. No existe nada mejor que saber que eres capaz de persistir hasta lograr tus sueños y metas. Decide vivir una vida de excelencia para crear experiencias excelentes. Decide: SER para HACER y TENER todo lo que deseas en tu vida.


En tu camino hacia la disciplina y el dominio propio es necesario ser productivo al 100%.


Aquí algunos tips de productividad:

· Escoge una prioridad absoluta por semana.

· Escoge tres prioridades por día.

· Deja tu celular lejos de ti, mientras estás en tus momentos productivos.

· Define bloques de horas para completar tareas con trabajo concentrado.

· Ten tus prioridades visibles (agenda, tablas, calendarios).

· Escoge el valor de tu vida por encima de los placeres momentáneos.


Gracias por leer: “Cómo la disciplina y el dominio propio te ayudan alcanzar el máximo potencial”.

¿Identificas algunos de estos pensamientos saboteadores en tu vida? ¿Con cuál de estos tips vas a empezar a cultivar la disciplina en tu vida?

¡Déjame un comentario y compártelo con alguien que lo necesite!

Leyda Molina

Coach en Liderazgo Transformacional

Educadora de Crecimiento Personal

45 views
  • Facebook Social Icon
  • Instagram