Cómo Confío en Mí y Evito Sufrimiento Propio para Vivir en Armonía, Plenitud, Bienestar y Abundancia

“La mayoría de los pensamientos que te causan sufrimiento no son reales. Simplemente has creído tanto en ellos que ya forman parte de ti”.

Con tanto sufrimiento en el mundo; ¿tú crees que tienes verdadera razón para sufrir? O ¿tú estás escogiendo tu sufrimiento? El no agradecer todas las oportunidades que la vida te regala, el no agradecer las bendiciones diarias y el aprendizaje que cada una de ellas trae consigo; te crea un sufrimiento escogido.


¿Estás escogiendo sufrir en tu vida? ¿Te das cuenta de las opciones que tienes a tu alcance para evitar ese sufrimiento? Al reflexionar sobre esto, entendemos porqué las personas se sienten menos, porqué se sienten débiles y menos hábiles para lograr alcanzar sus metas.


Desde hace algún tiempo me dedico a cuestionar todos los pensamientos negativos que llegan a mi vida gracias al ego. El ego nos juega malas pasadas y se siente bien cuando nos hace sentir menos, más pequeños, cuando nos hace sentir que no somos capaces ni merecedores de grandes éxitos. Es el ego el causante de tanta tristeza, depresión, envidia, poca cordura, poca tolerancia y poco amor propio. Es en ese momento en el que comienzas a dudar de todos esos pensamientos negativos, cuando comienzas a ver nuevas posibilidades y oportunidades de vida. Y es ahí, cuando nuestra vida comienza a cambiar, cuando cambian nuestras creencias y como por arte de magia todo comienza a llegar a nosotros. Es en ese momento en el que comienzas a vivir la vida de tus sueños. Cada vez que lo haces, le envías un mensaje indirecto al universo para olvidarte de tus miedos y crecer sin límites.


Este es el momento de dejar de pensar en pequeño y empezar a actuar. El responsable de tu vida eres tú, entonces ¿no te parece que ya es momento de vivir la vida que mereces? De la misma forma que cuestiono todos mis pensamientos quiero que tú lo hagas porque a partir de ese momento, darás un giro a tu vida que jamás podrás revocar. Y así comenzarás tu camino seguro al éxito, con la plena confianza en ti, de que todo lo que llegue a tu mente lo puedes hacer realidad.


Todos piensan que para estar en el camino del crecimiento personal hay que nacer con un don especial o que son personas sin problemas, dudas o miedos; y es todo lo contrario, nadie entra al crecimiento personal sin haber enfrentado grandes retos que pusieran a prueba sus dones y propósito de vida.


Cuando este camino comienza es porque ya hemos superado retos, problemas y miedos internos, pero no solo los hemos superado sino que éstos han transformado nuestras vidas de tal manera que es imposible pasar esto por alto. Y es entonces cuando la vida nos deja saber que tenemos un llamado de ayudar a los que así lo necesitan y están pasando por lo que ya nosotros hemos pasado. Es por esto que me propuse ayudar a todas las personas con tristeza, confusión, sin dirección para que puedan vivir una vida de armonía, plenitud, bienestar y abundancia. Y esto a través de mis vivencias, de mis experiencias y de todo lo que he hecho para lograr encontrar mi bienestar. Esta es la misión de mi vida, ayudarte a cambiar tu sistema de creencias mientras te apoderas de tu vida.


¿Cómo confío en mí?


1. Deja de quejarte. Renuncia a la queja. Deja de engañarte y hazte responsable de todo lo que ocurre en tu vida. El sentimiento de frustración y de impotencia tiene que ser más que suficiente para querer avanzar. No continúes buscando motivaciones externas “que van a cambiar tu vida”, esto te estanca, te detiene. Dentro de ti tienes todo lo necesario para cambiar tu realidad. Es momento de tomar decisiones con compromiso para tener grandes resultados.


2. Deja el pasado donde pertenece… atrás. Todas tus creencias son el resultado de pensamientos depositados en ti. Éstos no tienen por qué continuar manifestándose. Detente y observa, ¿qué te han traído estos pensamientos? ¿Cómo ha estado tu vida con ellos? Todo pensamiento se puede cambiar, tu cerebro se amolda a nuevos pensamientos, creencias y habilidades; nunca es tarde para cambiar.


3. No eres lo que siempre has creído. Eres un ser completo, lleno de talentos y habilidades. No necesitas factores externos para tener valor. Dentro de ti ya existen depositadas todas esas semillas de luz y grandeza que te distinguen de todos a tu alrededor.


Todas las personas que admiran tienen mil fallas y errores, simplemente creyeron en ellos y pusieron todos sus talentos y habilidades a las necesidades de los demás. Eso los engrandece y los convierte en personas de alto nivel. Esa misma oportunidad tienes tú de enfocarte en todos tus talentos y dejarlos conocer al mundo.


4. Reconoce tu zona de genialidad y enfócate masivamente en ella. Tu zona de genialidad es esa pasión de tu vida que la puedes hacer hasta gratis. Pero una zona de genialidad sin disciplina no es nada más que un talento desperdiciado. Estudia y reflexiona sobre tus pensamientos, desarrolla una intensa disciplina y conviértete en una persona de influencia para toda la humanidad.


5. Haz tu mejor trabajo y vive la vida de tus sueños. Hacer tu mejor trabajo te lleva a vivir una vida de alto nivel porque te motiva en los momentos de mayor dificultad y obstáculos. Si tienes metas pequeñas tendrás resultados pequeños, en cambio si piensas en grande tus resultados serán tan grandes que superarán tu imaginación. Si quieres ser una persona de éxito, tienes que pensar como lo hacen ellos.


Eres un ser completo, lleno de talentos y habilidades. No necesitas factores externos para tener valor. Dentro de ti ya existen depositadas todas esas semillas de luz y grandeza que te distinguen de todos a tu alrededor.

Si quieres ser influyente tienes que pensar, sentir, actuar y hablar como los grandes influyentes. Si quieres dinero, tienes que pensar, sentir, actuar y hablar como lo hacen las personas con dinero. Esto permitirá que entres en la misma vibración de lo que quieres.


Si hasta el momento nada ha funcionado en tu vida o funciona a medias, sigue buscando a las personas, libros y artículos que despierten en ti las ganas de vivir la vida que tanto mereces.


Al nacer llegas con un propósito de vida, es tu responsabilidad buscarlo y utilizarlo para el bien de los demás.

No creas ni por un segundo que la vida solo es buena para algunos, pero no para ti. Al nacer llegas con un propósito de vida, es tu responsabilidad buscarlo y utilizarlo para el bien de los demás. El ego siempre te dirá que todo lo difícil solo te pasa a ti, pero ya tú sabes que éstas son sus mentiras, ya puedes combatirlas y aplastar ese miedo que no te permite crecer. Sal, ocúpate, actúa y olvídate del que dirán, que nunca te dará nada. Los que te critican y te señalan han logrado menos que tú y sin duda no son más felices que lo que tú eres. Las personas verdaderamente felices siempre van a querer lo mejor para ti y te van ayudar a lograr todas tus metas con su amor y energía positiva, te contagiará con su felicidad hasta ver en ti una persona feliz, segura y realizada.


Gracias por leer: Cómo confío en mí y evito mi propio sufrimiento para vivir en armonía, plenitud, bienestar y abundancia. Déjame un comentario y compártelo con alguien que lo necesite.


Leyda Molina

Coach en Liderazgo Transformacional

Educadora de Crecimiento Personal