Politica de Privacidad

Web Design by HotSeat.

  • Leyda Molina

3 estrategias para cumplir los compromisos contigo mismo y lograr todo lo propuesto

Uno de los temas que más me apasiona dentro del autoliderazgo es el poder que tiene nuestra actitud y comportamiento, en el compromiso con uno mismo ante los acontecimientos que nos llegan o situaciones que provocamos debido a nuestra conducta.


El compromiso es un acuerdo establecido por una o más personas para cumplir con algo determinado. Por lo general, los compromisos que hacemos con las demás personas, los cumplimos con mayor determinación; es como si de manera inconsciente nuestra palabra empeñada con otra persona adquiriera la obligación moral y personal de hacer cumplir lo que establecimos en un acuerdo previo. Pero ésto no siempre ocurre cuando el compromiso es con nosotros mismo.


Irónicamente, el compromiso con nosotros mismos es uno de los más difíciles de cumplir, ya que requiere voluntad, disciplina y enfoque para poder lograr lo que conscientemente queremos, pero que inconscientemente no hacemos. Esto puede ocurrir porque establecemos compromisos con nosotros, sin todavía haber trabajado con nuestra mente, con relación a este compromiso o nuevo acuerdo. Es a lo que le llamo: El poder de la mente y sus “truquitos”. Y, entonces, lo que llega es una carga y un sentido de obligación, en vez de una decisión con una intención positiva y beneficiosa.

Es por esto; porque conozco muy bien y lo he vivido en “carne propia”, que hoy te traigo 3 estrategias para cumplir el compromiso contigo mismo y puedas lograr todo lo propuesto:


1. Sustituye el Tengo que por quiero

Cuando ese compromiso que hemos establecido con nosotros mismos se convierte en una obligación, el mismo se vuelve pesado, arduo, aburrido y lo vemos hasta difícil e imposible; es en ese momento que comenzamos a utilizar el Tengo que; un ejemplo de esto es, si quiero bajar de peso y aún no he alineado mi mente con mi compromiso, voy a comenzar a decir: “Tengo que bajar 10 libras” o si establecí el compromiso de 10 nuevos clientes y aún no he hecho el “switch” mental; comienzo a decir: “Tengo que buscar más clientes.”


Cuando utilizas estas palabras le estás enviando un mensaje a tu cerebro, de obligación. Y partiendo de ahí, te va a crear mayor dificultad poder comenzar a actuar.

Cuando sustituimos las palabras tengo que por quiero, inmediatamente creamos otro tipo de energía que nos va a motivar a ir de la palabra a la acción; “Quiero bajar 10 libras.”, “Quiero buscar más clientes.”


Es por esto, que a partir de ahora cada vez que pienses en las palabras tengo que, las vas a sustituir por la palabra quiero, en ese momento comprobarás como tu actitud y comportamiento son más productivos.


2. Compromisos vs Objetivos

Hace unos días preparando un plan de acción con una clienta, para mejorar su desarrollo profesional, ésta me preguntaba cuál era la diferencia entre compromiso y objetivo.

Y, de manera sencilla, le expliqué que los compromisos son diferentes de los objetivos, ya que éstos son específicos y medibles. Si trabajas por ellos, llegará un momento en que los alcanzarás. En cambio, los compromisos tienen que ver con el estado del ser o con el tipo de ser que quieres crear en tu vida. Un ejemplo de esto, es decir: “Me comprometo a disfrutar más con mi familia y no estar tan pendiente del trabajo.” En el momento en que estableces ese compromiso estás tomando una decisión, que sí realmente es lo que deseas, la vas a mantener hasta tanto la hayas logrado, independientemente del camino que tengas que recorrer.


3. El poder del compromiso

Puede que hayas establecido unas metas, pero mientras no estés realmente comprometido, surgirán dudas. Cuando te comprometes comienzan a surgir una serie de acontecimientos, situaciones y decisiones en tu vida. Es como si los árboles te dejaran ver el bosque que antes estaba oculto. Inmediatamente todo, absolutamente todo, comienza a alinearse para que puedas cumplir ese compromiso.

Reflexiona e identifica con “nombre y apellido” en qué necesitas comprometerte para seguir avanzando en tu vida personal y/o profesional.


Cumplir los compromisos que estableces contigo, es una de las tareas más importantes y una de las maneras más claras de demostrarte amor propio y respeto; porque… si quieres sentir la magia de que te ocurran las cosas, tienes que aceptar, cumplir y vivir tu compromiso.


Conviértete en un líder con propósito y no te conformes con tener una vida inferior a la que tú mereces vivir.


Si te ha gustado este artículo y consideras que puede ayudar a más personas, no dudes en compartirlo en tus redes sociales; y si todavía no te has suscrito a mi página web www.leydamolina.com, te invito a que te suscribas ahora y recibas contenido de valor gratuito, que te ayudará a liderar tu vida.


Si todavía no te has establecido los objetivos para este año 2020 y te gustaría hacerlo, te invito a que me envíes un email a: info@leydamolina.com para enviarte un cuaderno de trabajo y puedas establecer y conseguir tus metas y objetivos.


Leyda Molina

Coach Especialista en Liderazgo y Comunicación





27 views